* il mostro

quién es il mostro si no vos mismo

quién llega en esos momentos de duda,

de calma frenética,

de intermitencia

del antro

del espíritu

del color más horrible

sos la cara del coso que fluye

nada te defiende ni te define

por eso

caés

y rodás

y babeás

 

al lado del pozo las botas limpias

la mano sucia

la cara roja y todo

todo

al tacho

porque hay humo

il mostro

aturde, ilumina

pega de atrás y corre

vuelve y te atenaza

te ilustra con la vergüenza del que no hace

te llena de la turbulencia del que no sirve

y sigue

se esconde

se tapa

se desvanece

pero vuelve

y todo es un piolín que no tiene madeja

la vida del poco hombre

la poca mina, el súper pibe

el valor de lo intrínseco

que buscás como poseso

con la lengua afuera,

con las manos rotas

los ojos grandes y las migas que se escupen solas

iIl mostro

no se va

nunca

jamás

 

esquivaste los balazos, y los metiste

de prepo en la cabeza de aquel gil

palabras de mierda para gente de mierda

que quiso bailar a ese tiempo de nada

porque estaba mirando para afuera

comprate un coso de esos

que hacen bien, y según dicen

funcionan

le funcionan

a los que creen en cosas que hacen bien

pero il mostro

sabe,

y sabés,

que no

que no creés, que no vale

que nada cambia según el tiempo

y que la moda ahora

es pegarle de punta a la tribuna

que la promoción te dejó afuera

que la continua vagancia

y lo absurdo de la voluntad

te cagan a palos todos los días

porque nada tiene de maravilla

ni de rojo ni amarillo

que el artista se limpie

la boca con el comensal

 

maravilla era otra cosa que

ya no existe, y vos menos

vos sos menos

un insecto medio vivo

atrapado entre los dientes, dientes sucios, oxidados,

llenos de caries, de sarro, de cosas

feas como el día de la madre,

los dientes chotos de il mostro choto

il mostro choto que te levanta

te revolea

te dice grosso, mono, sos un crack

il mostro inmenso como un alfiler

que te pincha y te descubre

maléfico, ignaro

infeliz novelero que pretende

como todos

llegar a algún lado, solamente

impulsado por el peso

de un talento inanimado

como la emoción del primer día

 

esa hora

en que la condena sobre el necio pareció olvidarte

y te sentiste con suerte

pero cuando te fuiste a dormir

a querer soñar

se te cerró la bocha y como todo cornudo,

como todo traidor, como todo

como toda marioneta

de trapo

te avivaste

por un segundo

te diste cuenta

nada se va

y lo viste llegar

sentiste como se abrió esa puerta que encerraba

al mostro que te frunce el ojete

al petiso camorrero

al pelado matador

il mostro que come giles

como vos

que los traga sin pensar

que los caga sin dolor

il mostro que te trata de puta suave

entregadita y servil

que te coge coge y coge

con una mano en la boca

para que no hagas ruido

y te enfrentes a la vida dura de la puta

la re puta, con perdón

de las putas que laburan

il mostro que te penetra

que te envaina, te somete

te atraviesa con el borde

de un caño de gran calibre

te recorre por adentro y te fornica como nadie

te revuelve por desgracia

por deporte, por coacción

y te sabe mariquita

te sacude con violencia

y te acaba fuerte

con un chorro amarronado

la lascivia hecha moco, hecha disparo

tiro en las bolas

porque il mostro es un campeón

y vos no

nadie no, nunca no

siempre puede ser

que el relleno de los otros

te parezca lo que es

amasijo de detalles vacuos

de polémicas afirmaciones

sobre el ser, no ser, el querer, el desear,

y los hijos que vendrán

que van a tener un mostro propio,

parecido, similar,

pero no igual

al que golpea, al que llama

que duerme poco y no avisa

 

il mostro

(il mostro)

aguante todo y que se vaya todo al orto

poema del loco gentil

del genio que se mancó antes

poema del mostro suave

el que llega, el que llegó

que no rima ni tiene mesura

ni tiempo

poema del antro paralítico

del asceta, del absurdo

de los gritos en la calle

del camión de la basura

de las cuatro de la mañana

pensando en aquellas minas que entregaban

pero no

en aquellos logros que casi arañás

en aquellas cosas que festejás como salvaje

sabiendo, siempre sabiendo

que no puede existir

cosa más chota

que aferrarse a una pantalla

para poder dormir

pero loco, que loco

acá viene

está llegando

il mostro que todo lo ve

y que te dice

que para estrolarse

sólo se necesita confianza

confianza en algo

que puede ser cualquier cosa

confío en vos pero miento,

y así te mienten

todos, de a uno, de a dos o de a montones

porque la esencia del sobreviviente

es mentirle a los demás

no queda nada, no te hagas drama

que la fe es cuestión de perder y perder

pero alguna se te va a dar

alguna cosa que parezca impresionante, que parezca salvación

hasta que prendas un pucho y en el aire

en el humo

en la tráquea reventada

se te aparezca la silueta

de vos mismo

sosteniendo un cuadro de colores

sonriendo

esperando los abrazos de alguien lindo

de alguien puro, de alguien

de otro que no sea el mismo

perro flaco que te lame los ojos

cuando nada queda

entre vos y la cuchilla.

 

***

Anuncios

4 Respuestas a “* il mostro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s