* bedoya

Todas las noches, después de cenar y antes de acostarse, Bedoya se sirve un gran vaso con agua, ginebra y hielo y se sienta en su escritorio a escribir con detenimiento y detalle todo lo que le ocurrió durante el día. Ese ritual adoptado después de la separación le sirve de ejercicio y secretamente espera encontrar algún día entre todos los otros días que se pasa escribiendo, la inspiración definitiva que lo consagre al éxito. Esto es la vida misma, se ilusiona Bedoya a medida que escribe y va dejando asentadas en negro sobre blanco sus vicisitudes diarias. Pero en un rincón no muy profundo y para nada desconocido de su interior, Bedoya sabe que la suya es una tarea inútil. No es un hombre ingenuo ni de esos que se obnubilan fácilmente por extrañas fantasías. No hay en su búsqueda el menor indicio de una historia fascinante, atractiva, ni siquiera aceptable; querer transformar un diario íntimo, por más buena voluntad que se tenga, en una historia merecedora de ser contada es, sencillamente, una estupidez. La vida no se escribe. La vida no se lee. No existe la vida misma, reflexiona Bedoya. O en todo caso no es para nada interesante. Pensemos en mí mismo, anota Bedoya en el margen del cuaderno. Un hombre fuerte, sano y saludable que se despierta todos los días al alba y desayuna frugalmente, se ducha, se afeita, se calza un traje marrón, azul o gris según el clima, recorre media ciudad a bordo de un colectivo atestado, un hombre común que no habla con nadie en todo el trayecto, que no mira a nadie y al que nadie mira, que llega siempre a horario a la oficina y se instala en un pequeño escritorio por las próximas siete u ocho horas, que emprende el regreso sin apuro, que los días en que vuelve en tren se toma cinco minutos para saborear un café en el bar de la estación, que cuando llega a su hogar se fuma el primer cigarrillo del día y enciende la televisión para que le haga compañía mientras se prepara la cena, come en silencio y en solitario, se cambia el traje y la corbata por el pijama a cuadros que le ajusta un poco la barriga, llena un gran vaso con agua, ginebra y hielo y se pone a escribir metódica y detalladamente todo lo que le ocurrió durante el día. La vida misma no existe, se repite Bedoya, pero no se desanima. Tiene muchos días por delante para darle vueltas al asunto y encontrar la punta del ovillo. Se rompe la cabeza Bedoya maquinando la estrategia a seguir, a sabiendas de que si continúa por el aburrido y facilista camino de relatar la cotidianeidad como tal y que si sigue engañándose al respecto dándole a esa pobre producción vacía un valor que no tiene y que nunca tendrá, jamás se alejará de la mediocridad a la que tanto teme. Y aunque no pueda, se dice Bedoya a sí mismo, es preferible mil veces el infierno del fracaso al aburrimiento de la estabilidad. En todo esto piensa Bedoya mientras escribe y toma ginebra.

 

26 Respuestas a “* bedoya

  1. Tiene suerte de escribir, Bedoya. Espero que al pie de su catre la pila de cuadernos terminados nunca deje de crecer, aun cuando sus párrafos cuenten siempre la misma rutina. Mientras tenga papel y tinta negra seguirá adelante. Quizás discrepe en un punto: para mí, el día que Bedoya no escriba más no se va a cortar las venas con un vaso. Estoy seguro de que saldrá a la calle armado y dispuesto a todo.

    Me hizo acordar tangencialmente al personaje que elaboró Fito Páez en “Sobre la cuerda floja” (http://goo.gl/Th0SU).

    Abrazo!

    • Uh, temazo, no lo conocía, gracias por el aporte! Ese día, Blopas, ese día en que Bedoya camine adoquines enfierrado, espero que me reconozca ahí nomás, sentado en el bar mirando el desparramo, y no me haga nada. Y a vos tampoco, qué tanto! Un abrazo.

  2. En negro sobre blanco sus vicisitudes diarias…
    Bedoya no es un tipo común, y lo sabe. Quizás use esos pijamas para parecerlo, y estar de a ratos a salvo de sí mismo. Me genera mucha intriga leer esas cosas que escribe mientras toma ginebra. Y leerlo mientras me tomo un tinto.
    Muy bueno
    Abrazo

    • Aahhh, el tinto amigo que nunca debe faltar! Quién te dice Vi, a lo mejor esos escritos vean la luz algún día… y Bedoya finalmente alcance lo que busca. Buena suerte y más que suerte!

  3. excwelente descripcion de la vida de un ser humano que trascurre en la simplicidad de la rutina. Calificaciones sobre si esa vida es buena, mala, regular no vienen al caso, segun mi opinion. Una vida es eso.
    Has hecho que recuerde a Pessoa.
    Gracias

  4. Ya pase un largo tiempo compartiendo la rutina de Bedoya de escribir un diario pero sin la ginebra. Ahora prefiero escarbar menos en mi pasado y imaginar nuevas historias. Un saludo

    • Gracias por la visita Fernando, y por animarte a dejar un comentario. No te puedo definir bien con qué más te vas a encontrar por acá, pero si te llega a gustar algo, avisame. Buena suerte y más que suerte!

  5. “Es preferible mil veces el infierno del fracaso al aburrimiento de la estabilidad”. Tal vez por eso le damos duro a la manija y no dejamos nunca de intentar. Bien por ese Bedoya y salud, en mi caso con cerveza nada más.
    Un abrazo. Un agrado siempre leerte. Te lo digo de verdad

    • Piensa MX, mientras lee a Carolina y decide que contestar, que le gustaría tener una buena respuesta para cada comentario que recibe, pero sabe que eso es por el momento imposible, y como Bedoya, no se siente derrotado sino que cavila hora tras hora sobre cuál puede ser la solución a su problema. Buena suerte y más que suerte!

  6. me gusta, me hace acordar al del pibe que va al bar a desayunar, el de rosa. son fragmentos en la vida de alguien y se adivina detrás otra cosa que no contas pero se puede ver, clarito clarito.

    • Puede ser, no los veo como el mismo tipo, siempre pienso en tipos diferentes. Y respecto de la otra cosa que no cuento, es porque me da miedo escarbar más!

  7. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s