* disertaciones de un jabalí: sábato automático sin corrección

La cuchara redonda revuelve la sopa. Chorrean fideítos, moñitos no, municiones, cabellos de ángel. Y se acabó. Mi novia es guionista y me ayuda, mejor dicho trata de ayudarme, porque yo soy difícil, a ser un hombre mejor. En este tiempo atravieso la infeliz etapa de creer que para ser un hombre mejor tengo que escribir más, mucho, escribir a rolete, sacarme de encima cosas que ni yo mismo sé que están ahí. Pero no puedo escribir, no me sale una puta palabra. Sigo siendo un hombre malo. Nunca pude someterme a ningún tipo de método. Creo que este tema de los métodos sirve para actividades poco expresivas; es decir, no me parece que la escritura, esa tarea que tanto nos duele, en la que nos desnudamos y nos arrancamos los pedazos para que impíos lectores nos devoren pieza a pieza llenándose de horror, lástima, aburrimiento o fascinación, sea susceptible de ser regulada bajo los preceptos de algún método. Salvo que quisiéramos empalagarnos de artificios, no lo veo posible. Todo método, como toda fórmula, persigue la efectividad, no importa demasiado el daño colateral. Una vez preso de una fórmula, sin que importe un carajo nada de nada, cualquier hijo de vecino que maneje con corrección un procesador de textos puede llegar a ser Danielle Steel, o Robin Cook, o cualquiera de esos alfeñiques, y llegado el caso de querer disfrazarse de arriesgado, y no me importa cuántos pongan el grito en el cielo porque hablo siempre desde el lugar que más me gusta, el prejuicio, cualquiera puede llegar a ser (Dios no lo permita) Stephen King. El “fenómeno” del terror es una mierda. Sábato también es una mierda, Bioy es una mierda. Y el cielo de los intocables se llena de gritos de quién sabe quién, llorando por ídolos de barro. En esto no existen los ídolos, aprendan, repitan y escríbanlo cien veces; los ídolos estallaron hace tiempo. Y ahora resulta que Palahniuk es una maravilla, ¿me están jodiendo, no? El buen Chuck le debe a David Fincher una monumento más grande que el Coloso de Rodas. Qué jodidos estamos.

Es de noche otra vez, y a pesar de que fue una buena semana me siento como siempre. Vacío. Hoy leí sobre la muerte sorpresiva de un joven y supuesto genial escritor y periodista uruguayo, yo no lo conocía, pero parece ser que ahora, después de muerto, es más genial que antes. Se resalta su carácter, su vehemencia, su tenacidad, su estilo crudo y la mar en coche. Murió con menos de cincuenta años. Otro boludo más. Seguramente era una mierda como todos los otros. Y vos acá, con 35 y en bajada por el tobogán; la ficha cae y de pronto te das cuenta de que se te acabó la cuerda. Una lástima, pero sos una mierda igual que todos; Bioy, Sábato, Cook, el uruguayo. La diferencia es que vos no echaste olor por ningún lado. La bocha salió larga y no llegaste. Hoy los dientes se te pudren mientras vas a buscar a los chicos al colegio. Hoy tu mujer se compró una crema nueva, y después de mirar la novela se hizo la paja encerrada en el garaje para que nadie la escuche. Hoy casi se te para. Hoy tu viejo te confesó que es puto y vos ni siquiera parpadeaste. ¿Quién es este viejo puto? Ayer macho alfa y hoy sopa fría y olvidada. Oraciones cortas que queman el papel como un chorro de vómito sobre la piel. Un vómito parecido al que debió haber lanzado la no tan joven promesa uruguaya cuando un paro cardíaco le cortó la carrera sin avisar. Si me acordara el nombre todo esto tendría algún sentido, o por lo menos sería un poco más gracioso. Porque la gracia no depende de las barbaridades que se digan, sino de la capacidad de interpretación. Es una cuestión de competencias, el problema es que estamos rodeados de incompetentes. El miedo es igual. Miedo es el teléfono a las tres de la mañana, no un payaso de mierda, no un travesti conflictuado, no un vampiro reflexivo ni un extraño con una tenaza en la mano. Miedo es saber que podés ahorcar a una persona con tus manos, miedo son dos días exactamente iguales, miedo no es prender un fósforo en la oscuridad, miedo no es un ciego. Y otra vez el viejo choto de Sábato y otra vez los gritos en el cielo y las maldiciones sobre mí para que baile sobre lenguas de fuego por toda la eternidad. Y así las cosas.

¿Sería de Peñarol? Tendría que averiguar. Podría cruzarme a Uruguay e investigar, hasta quizás me haga famoso a costa de otro escritor reventado al que le gustaba sacarse fotos graciosas. No, ni en pedo, yo no me voy a romper el culo para ser famoso; eso siempre me lo dice mi novia, que es guionista ¿les dije?. Todo el tiempo me corre con que yo no hago ningún esfuerzo para conseguir lo que quiero. Obviamente tiene razón, pero yo opto por no darle bola y seguir lamentándome de mi desgracia sin mover un dedo, como buen miserable. Soy un hombre de ideas, no de acción. Yo pienso, yo no hago, para tomar riesgos hay gente entrenada (no me refiero ni a Sábato ni a Palahniuk, por decir alguien, arriesgaría que tampoco al uruguayo, pero no lo conocía). Y así se te va la vida, muñeco, pensando qué querés hacer cuando cumplas 36, y después de la caída libre, el final del tobogán te deje estrolado en el arenero de la plaza, mientras tus hijos y los hijos de otra gente cualquiera te miran sin entender que si no hacen algo van a terminar como vos.

(Les dejo la nota que leí y que sirvió como disparador. El escritor uruguayo se llama – llamaba- Gustavo Escanlar. Sirva de humilde homenaje este texto que sin control ni filtro alguno, fue lo primero que pude escribir en bastante tiempo. Gracias, Cabeza.) El link: El Pibe Cabeza

28 Respuestas a “* disertaciones de un jabalí: sábato automático sin corrección

  1. faaa, mierda carajo!. un texto contundente, claro, doliente, apasionado, profunnnndo, “desasosegado” (permitime la palabra). menos mal, chino, pero menos mal que tenés a la guionista que te ayuda con los fideos y a ser un mejor hombre… (sin corregir sale mejor!)

      • uh, un obse toma al pie de la letra esos comentarios, debi haberlo supuesto… no, es una referencia al título y al impulso, está buenísimo tanto copmo los textos corregidos. para mí.

  2. Negación y vómito, negación y vómito. Y a la mierda con los psicólogos. Avanzar sin mirar atrás y sin pensar. Si es necesario, parar, tomar aire y seguir. Para la que anda estreñida, garcar una bolita es un buen augurio. Eso sí, al baño se me va con anotador y bic, m’hijo. Me alegro por el regreso. Saludos!

    • Si señor! A la mierda con todo! En eso estoy, y respiro aire renovado. Pronto más cositas por acá, aunque sean bolitas de mierda juntadas con esmero en un frasquito.
      Saludos, Blopas!

  3. Que dura es la escritura, la soledad frente a una hoja en blanco, topicazo cierto, la impotencia, la rabia cuando no sale nada, cuando tanto esfuerzo es igual a cero, la envidia que corroe. Un texto excelente donde reflejas la dureza de la vida del escritor.
    Pero donde está este sentimiento de felicidad absoluta cuando hallas la voz narradora, que se te antojaba fantasmal, escondida en el narrador que llevas en ti?
    Un abrazo,

    • Anne, tenés mucha razón al respecto de la felicidad absoluta al encontrar la voz nuevamente. Una catársis necesaria que nos tranquiliza, al menos por un rato. Buena suerte y más que suerte!

  4. Ahí está! Así se hace. Así debe andar uno, vomitando, qué joder!!! Después de todo, para qué otra cosa se escribe? Para ser famoso? Bah!
    Mas vale usar la furia como motor, mientras se la tenga, quizás con los año se va convirtiendo en otra cosa, quien sabe. Estos vómitos sin correcciones son los que hacen que uno no enloquezca y pueda seguir sobreviviendo a este mundo. Me parece. No sé.

    • Vi, creo que voy a promover un moción de vómito popular, tal vez así podamos sacarnos de encima tanta alienación. Eso o enloquecer.
      Buena suerte y más que suerte!

  5. A veces hay que vaciar la botella no solo para sacar lo que caducó sino para dejar espacio a los nuevos aires. Y con un poco de suerte encuentras entre los restos que has lanzado alguna perla que tenías escondida y ni siquiera los sabías.
    Buen ejercicio a pesar de ser si corrector y medio metido en un túnel sabático. Me ha gustado mucho.
    Salut

    • Gracias Micromios, creo que sí, alguna perla encontraré entre tanto que tenía atragantado.
      Buena suerte y más que suerte! (pronto me voy a poner al día con todos los blogs, ya que ni podía escribir ni podía leer)

  6. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  7. Texto de palabras fuertes. Un escape ante una crisis. Ya lo dicen los sicologos. Es mejor escupir toda la violencia que tenemos dentro antes de que nos estalle en las entrañas. Bien hecho.

  8. qué decirte. no sé si te llegará la fama, ni tampoco sirve de nada. pero tenés mi admiración y mi envidia mas malsana, y te lo digo con todo amor.
    linda vomitada la tuya. asi que tenés una novia guionista? mira vos…
    abrazo,

    • Vos fumá, que la fama va a llegar y a partir de ese momento no voy a reconocer a nadie. Viendo la adhesión que tuvo este post, creo que voy a comercializar vómitos y escupitajos, ahí está la papa eh…

  9. Una catarsis tuya pero que nos libera un poco a todos. Como dijo Chrieseli, la contundencia de us frases era algo que se extrañaba…miraba el feed a ver si actualizabas y nada!…a ecupir, a vomitar, lo que sea que nos haga un poco libres. Como por los 30 ya uno se reconoce como un boludo más, otro miserable del montón que sigue pataleando, pero yo creo que lo único que importa es que cuando nos demos cuenta que ese aire que largamos no vuelve a entrar, nuestro último pensamiento sea que valió la pena…el “éxito” es algo que fabrican 4 boludos que ganan plata con eso y a los que no les conocemos la cara. Un gran, gran placer leer este escupitajo tuyo. Un abrazo!

    • Clau! buena onda que a pesar del descuido del blog los siga teniendo a ustedes firmes como rulo de estatua…jejeje. Ojalá tengas razón con lo de valer la pena al final. Hoy hace exactamente un mes que por estos lares tuvimos un cimbronazo, que supongo que me llamó a reflexionar bastante. Sobre todo sobre ese último pensamiento reconfortante por haber hecho algunas cosas bien. Gracias por leer.
      Buena suerte y más que suerte!

  10. Cómo extrañaba la contundencia de tus frases. Esa energia y esas verdades arrojadas sin un ápice de compasión. Ese circo romano, esa tomatada implacable de verdadere horrorosamente verdaderas.
    Yo sé lo que es miedo, porque en la noche hablo a susurros, incluso cuando no hay nadie. También hablo sola y eso sí es tener miedo. Tengo más de 36 y al uruguayo que mencionas ni en Facebook me lo he topado, asi que será otro de los cientos de NN que se van por el retrete sin pena ni gloria.
    Nosotros vimos muchos comiendo caldo de cabeza cuando nenes y aquí estamos, repitiendo el espectáculo. Pero sabes algo, para mi ha sido bueno, aunque te suene macabro que hayas hilado toda esa hiel a partes iguales con desazón para poder leerte de nuevo.
    Bienvenido de vuelta🙂

    • Muchísimas gracias, Chrieseli. Me había apartado un poco del sendero, por suerte pude juntar algo de furia que vomité (como ese vómito del que hablo en el texto) sin pensarlo demasiado. Es una catársis que necesitaba, más como autoafirmación que otra cosa. Me pareció coherente dejar esta vuelta sin corrección, ni pruritos… y los que ladren que ladren! jejeje.
      Buena suerte y más que suerte!

  11. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s