* charles bronson

El mayor desengaño de mi vida fue el día en que mi mamá me dijo que no podía ser Charles Bronson. Yo siempre quise ser Charles Bronson. Siempre. Y no digo ser “como” Charles Bronson, sino ser Charles Bronson. El argumento de mi madre era bastante pobre, mediocre, y conformista; yo no podía ser Charles Bronson porque ya había uno, y no podía haber dos personas iguales, porque la diferencia es lo que hace a las personas tan especiales para el resto, y me dijo Charles Bronson es Charles Bronson y vos sos vos, si fueras Charles Bronson no serías hincha de Boca, porque allá no hay fútbol, o no les interesa, no sé, y tu papá no te llevaría a la cancha y te pasarías los domingos acá encerrado, aburrido, y no podrías salir a jugar a la puerta porque seguro que tendrías algo que hacer, como filmar una película, por ejemplo, ni podrías pasar momentos lindos como este, en familia, mirando la tele tomando el café con leche. Pobre mi mamá. ¿Cómo lidiar con el deseo imposible de un niño de siete años y cómo hacerlo entrar en razón? De todos modos yo era bastante razonable, tenía la situación bien masticada y procesada; lo mío no se trataba de un delirio fantasioso ni de una ocurrencia infantil, de esas que tanto festejan los grandes para después mirarnos con cara de “pobrecito este pibe”. No, pobrecitos ellos. Mi anhelo estaba sólidamente fundado en la observación, crecí mirando la televisión, y por ende tuve toda la educación y formación que todo infante puede necesitar. Con “Sábados de Súper Acción” entendí todo, todo. Los bomberos se prenden fuego y tienen una muerte dolorosa y horrible abrazados por las llamas, a los policías los matan a tiros y los dejan tirados en la calle, a la gente común no le pasa nada salvo dramas terribles que los angustian y los preocupan. Charles Bronson es indestructible, todo el tiempo le pasan cosas interesantes, y él no se preocupa por nada, las resuelve con el mejor de todos los argumentos: la violencia.

Pero la mayor cualidad, la que yo más admiraba, era que Bronson era un negado, un opositor, un hombre que estaba en contra de todo, aún sin saber de qué se trataba ese todo. Se convirtió en mi ídolo por oposición. Era muy fácil ser bueno, correcto y ejemplar, cualquiera podía ser un hombre de bien. Estábamos llenos de figuras de acción que enarbolaban el gran sueño americano, la paz mundial, el amor, y todas sus acciones eran realizadas en pos de un bien mayor. Incluso secuestrar, robar, asesinar, invadir, torturar, conspirar, etc., etc., etc., siempre amparados por el beneficio de la salud universal. Mequetrefes. Lo difícil era ser malo, muy malo, con principios lábiles y límites difusos, lleno de egoísmo, motivado únicamente por el placer personal, y erigirse como una figura admirada, respetada y aplaudida. Por eso quería ser Charles Bronson. Todo se reduce a la actitud. Y la actitud Bronson era siempre la incorrecta, la seductora, la visceral, la reconfortante.  Me interesaba más convertirme en un peleador callejero que un buen policía o un padre de familia, prefería mil veces ser un vengador anónimo y recorrer los suburbios con un cuchillo de carnicero en la cintura que ver mi vida desperdiciada haciendo auditorías y llegando temprano a casa, me moría porque todas las mujeres se arrodillaran ante mi fealdad sin necesidad de hacer ningún esfuerzo y no tener que pasarme horas frente al espejo ensayando maniobras de seducción. Un hombre de verdad, carajo, eso quería ser. El mayor desengaño de mi vida fue el día en que mi mamá me dijo que no podía ser Charles Bronson, y no se lo voy a perdonar nunca.

Anuncios

24 Respuestas a “* charles bronson

  1. Bendito Charles Bronson, un hombre duro como pocos.

    Hay que tener los cojones bien puestos para ser como era él y que todos te admirasen.

    Yo tampoco le perdonaría algo así. Charles Bronson debería ser presidente.

    ¡Un saludo!

    Oski

  2. Mi abuelo miraba mucho Sábados de Súper Acción. Y mi abuela, que intentaba dormir la siesta, se despertaba sobresaltada con los tiros, las grescas… y desde la pieza pegaba unos alaridos tremendos, pidiéndole por favor que bajara ese volumen de la televisión. Pero mi abuela tampoco pudo contra Charles Bronson. Mi abuelo, que le bancaba todas sus hinchapeloteces, por ese único rato de los sábados se sentía Charles Bronson. Y la mandaba a la reconcha de su madre. Y ella se callaba, no decía ni mu. Creo que mi abuelo fue uno de mis primeros ídolos cercanos. Lo amaba. Ahora entiendo todo: tengo que buscarme un Charles Bronson. Gracias por el recuerdo, Chinito.

    • No hay nada que agradecer Euge, me gratifica en demasía la visita y el comentario, y aunque no sea digno de semejantes honores, espero que sea una costumbre que se repita.
      Gracias por leer! Buena suerte y más que suerte!

  3. Una de las películas de Bronson que me impresionó de chico fue “Justicia salvaje”. Tenía escenas re-jodidas y recuerdo que el final me dejó mal por varios días.

  4. Yo de pequeña quería ser como Juana de Arco, virgen y martir y luchar por ahí. Mi abuela me dijo que primero debía aprender francés y luego ser muy buena. Pero que de todas maneras me iba a arrepentir.
    Creo que era hacia los diecisiete años que le agradecí no haberle hecho caso.
    Salut

    • Micromios, menos mal que tu abuela estuvo allí para indicarte los pro y los contra que tenía semejante decisión! Por suerte no tuviste que arder en una pira, pero algo de francés si dominas, no?
      Buena suerte y más que suerte!

  5. Yo de pequeña quise ser Barbie, pero me dí cuenta que me faltaba estilo y figura…No pudo ser, pero al final compensa, demasiado perfecta para mí que soy un caos.
    Yo odiaba a este tipo. Siempre me pareció tan tosco y callado-solo hablaba con los puños-que me resultaba insoportable.
    Un saludete.

  6. Qué avanzado! Á mí a los 7 años todavía me enamoraban los galanes en pos del bien a rajatabla…de más grande por suerte me avivé…aunque Charles Bronson nunca me llamó del todo la atención, me quedé siempre con Clint…como sea, también las vi todas! Saludos MX!

  7. A ver si este sale. Recuerdo perfecto las películas de Charles Bronson, su actitud, su poca agraciada silueta. Las peleas callejeras, Charles fugitivo, cowboy, detective de segunda, encerrado en un arquetipo al que le dio un valor nuevo.
    Eso, sin lugar a dudas, es lo que más vale.

  8. Fantástico Bronson. En mi caso, siempre quise ser como Harry “El Sucio” Callahan, con su Magnum 44 Smith & Wesson. Cuando yo estaba en la primaria, un primo más grande me hacía pasar al cine a ver sus pelis. Y, justamente, Harry era mi héroe porque le importaban tres carajos las normas (esas que podía tener, p. ej. el teniente Stone en Las Calles de San Francisco). Me encantaba cuando se cagaba en todo. Creo que Bronson y él de alguna manera se parecen. Y yo unpoco también. Acá al lado de la PC tengo una honda.

    • El viejo Clint también es merecedor por mi parte de varios párrafos aparte. Pasa que con el correr del tiempo se fue convirtiendo en alguien demasiado grosso como para imitar, ahora goza de toda mi admiración. Harry el Sucio marcó como nadie un quiebre en el policial, y sobre todo agudizó la crítica sobre determinados valores (o supuestos valores mantenidos), fue grande, como todo Eastwood. Gracias por leer, Blopas!

  9. Modelos a seguir. Dificil tarea para un niño e inevitable. Entiendo esta rabia tuya de no poder convertirte en lo que admirabas a los siete años. Pero… seguro que no te pareces un poco a Bronson?
    Un saludo

    • Ojalá me pareciera, o tal vez mejor no. Creo que la mecánica es nunca llegar a ser igual anuestros modelos, porque allí se rompería un poco la ilusión y la energía que nos llevaban adelante. Gracias por leer, Concha!

  10. Jajaja… me acuerdo que mi mamá estaba enamorada de Charles Bronson… Era el típico caso de “puñetazo mata galán”
    Un groso el bigotazo!! Recuerdo que de chico yo quería ser gangster y terminar muriendo con una ametralladora en cada mano al mejor estilo scarface.

  11. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s