* rasputín

Envenename, acuchillame, pegame tres tiros y tirame a un río congelado para que nadie me encuentre hasta la próxima primavera. Borrá como si nada mi presencia de las memorias y recuerdos de todos aquellos que alguna vez me conocieron o supieron de mí. Alejame de los tiempos iracundos que remueven los cimientos de la capital y cortame la carrera antes de que siga muriendo errante por ahí, en procesión sin fin. Arrancá toda mi historia como si fuera una hoja mecanografiada llena de errores y tirala a la basura con el resto de la mugre y las vidas desperdiciadas. No me dejes construir un futuro promisorio, ni feliz, ni pretencioso, ni siquiera miserable, ni angustiante, ni penoso. Sometete a mis caprichos y no me dejes ni pensar en seguir siendo un quiste en esta superficie; llevate mi presente a los suburbios y prendelo fuego con los diarios de la tarde. Y mientras todo arde en silencio, consolate sabiendo que se trató de una obra de bien.

6 Respuestas a “* rasputín

  1. ¿Puede un relato muy corto ser como un túnel muy largo, en el que entras y tienes que caminar mucho para salir por el otro lado?
    Porque es exactamente lo que me pasó con este relato…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s