* ejercicio n°1

Si no quiere detenerse en absurdos problemas existenciales, no siga leyendo. Si sigue leyendo, colabore un poco y trate de seguir la lectura hasta el final. Hasta un estúpido como usted puede entender este sencillo razonamiento. Haga un esfuerzo.

Elija un día cualquiera, tal vez un miércoles amarillo o un jueves marrón, o cualquiera de esos días en que se siente clavado al piso sin ningún tipo de expectativa sobre nada. Relájese. Recorra su casa como si no fuera suya, preste atención al entorno, es fundamental que se sienta cómodo y lúdico. Trate de descubrir durante ese recorrido algún espacio o rincón que le parezca, dentro de esa extraña familiaridad que nos devuelve el hogar, un poco ajeno u olvidado; no importa demasiado la elección en sí, lo importante es que sea un lugar en el que usted crea que nunca ha estado antes. (Por lo general yo utilizo el espacio que hay debajo de la mesa del comedor, encerrado entre las patas de las sillas. Otras posibles opciones pueden ser el lateral opuesto de su lado de la cama, el espacio vacío que hay entre los sillones del living que nunca supo llenar con nada, el piso impoluto del baño, la ochava junto al ventanal, la habitación de huéspedes, dentro del placard, etc.) Una vez elegido, hágalo suyo. Siéntese, recuéstese, desparrámese en él. Disfrute de esos primeros segundos de descubrimiento antes de aterrarse.

Ese rincón oculto de su propio hogar, en el que se encuentra ahora, le devolverá de a poco y a fuerza de pura contemplación, una realidad extraña. La relatividad absoluta de la que será usted consciente, le mostrará que su cotidianeidad es completamente diferente y sólo está definida por su percepción; el techo claramente es mucho más alto de lo que usted pensaba; las cortinas se mueven oscilando como un péndulo perfecto sin que usted lo haya notado nunca; el blanco de las paredes ya es en realidad gris; notará que la textura de la alfombra le recuerda al cabello de su hermana, que las baldosas del balcón no están colocadas simétricamente, que su gato no es tan negro como pensaba, y que desde allí se puede ver una ventana vecina de la que desconocía su existencia.

En pocos minutos usted se sentirá maravillado por este cambio de ángulo, por esta nueva perspectiva que se le presentará, y se transformará en un niño curioso con ojos vírgenes, en total estado de gracia. Verá las muchas caras de los objetos y los espacios y los ruidos y los colores y los tamaños y los sabores y todo todo todo aquello que usted creía conocer a fondo, y se dará cuenta de que la seguridad, la convicción, y el conocimiento sobre el que está construida su corta visión del mundo, se han esfumado con un simple cambio de perspectiva. Aunque sea un estúpido, yo tengo fe en usted, y sé que no tardará demasiado en estructurar una relación lógica, dentro del modelo de pensamiento del que no podemos huir, y plantearse cuántas posibilidades existen de que usted sea quien cree ser. Ese es el momento justo y exacto en el que tiene que levantarse y volver a la misma mirada que siempre tuvo sobre las mismas cosas durante tanto tiempo, sin preguntarse nada. Vuelva a ser eso que supone que es, esa persona intachable y única, ese sujeto íntegro y coherente, ese objeto singular y precioso. Porque si luego de realizar este inútil ejercicio, se siente atraído e insiste con este tipo de baratijas relativistas, usted es mucho más estúpido de lo que yo pensaba.

Anuncios

6 Respuestas a “* ejercicio n°1

    • No había pensado que sucedería si lo realizamos en casas ajenas, tal vez tenga el efecto contrario y la extrañeza del otro se nos convierta en una familiaridad y pertenencia que no habíamos notado. Saludos José!

  1. Soy una estúpida que quizás es más estúpida de lo que pensaba.
    Por cierto mi lugar especial es mirar desde la cama el ángulo superior derecho del espejo.
    Interesante y didáctica reflexión.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s