* el jardín

Se siente en el viento que el sol ya no es el de abril. O yo no soy el de abril, afortunadamente. Estoy sentado aquí, en mi jardín, ahora crecido y descuidado, ofreciéndome desnudo y por entero a este sol que no reconozco, que ya no siento como el mismo que me abrigó hace un tiempo atrás, que hoy resulta ajeno a mí y a todo este lugar. Se me ha olvidado casi por completo la cara de mi esposa, y su nombre. No recuerdo a mis hijos, si es que los tuve; no sé quién es mi padre. Estos crisantemos no estaban aquí ayer, ni estas amapolas, ni ese sauce, ni ese roble, ni aquellas orquídeas. Escucho las voces disonantes de aves que no reconozco, que nunca he visto. Todo es hermoso, extraño y confortable. Tan hermoso y extraño como los insectos y gusanos que emanan de mi boca y de las cuencas de mis ojos vacíos.

Anuncios

7 Respuestas a “* el jardín

  1. que imposible la vuelta, el jardin florido, una mujer.

    la banda de mi pueblo cantaba una cancion que decí algo más o menos así: volver
    no se puede volver
    sólo existe seguir
    por un mismo camino

    hay luz
    y no tiene final
    no hay calma en el andar
    de ciertos pelegrinos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s