* disertaciones de un jabalí: seek & destroy

Somos hipócritas. Nos llenamos la boca con palabras vacías que nos sirven como estandarte representativo e identificatorio de nuestro gran compromiso y tesón en averiguar o develar el propósito único del hombre. La verdad es que no nos interesa. Acercarse cada vez más a la respuesta buscada – la que complementa el mantra repetido desde el comienzo de los tiempos: ¿cuál es mi misión? ¿para qué estoy? ¿cuál es el sentido de todo esto? – es enfrentar cara a cara la peor confirmación que podemos tener. Vamos a desaparecer. Tanto individual como colectivamente vamos a extinguirnos y eso es algo que nadie ignora, pero nos esforzamos por espantar esa reflexión de nuestras alegres cabecitas esponjosas. El mecanismo con el que desplazamos esta preocupación imposible de evitar es fabricarnos otra preocupación, más terrenal y tal vez con una resolución cercana a nuestras posibilidades de raciocinio, con la cual desplazar a la muerte por otro miedo muy particular: miedo a no haber sido digno de vivir, de no haber exprimido nuestro tiempo. Esta sensación se complementa con la fantasía de que después de muertos (aceptando la imposibilidad de digerir el final como absoluto) algo o alguien – o nosotros mismos transformados en espectros luminosos, nubes radioactivas, rayos gamma o lo que mierda fuera que nos indique nuestra superstición -  nos efectuará un reclamo sobre el comportamiento que tuvimos sobre la Tierra. Somos geniales. Somos idiotas. ¿Cómo lidiamos con esto? Simple, sostenemos esa fantasía, le agregamos guirnaldas de colores que decoran nuestra hermosa vida y presentamos como gran piñata de la fiesta nuestra nueva y admirable misión: verificar que tenemos un objetivo o propósito, encontrarlo, cumplirlo y obtener de este modo el certificado con el que responder en tiempo y forma a aquellos reclamos del más allá, el pase que nos habilite a la “segunda vida”. Muy bien. Las segundas oportunidades existen, pero no en este caso. Todo lo anterior es completamente falso. Nada se puede evitar y cualquier construcción fantasiosa lo único que hace es profundizar nuestra irracionalidad. Y el pequeño destello de lucidez que nos queda en el forro de los pantalones, es abrumadoramente cierto y paradojal: para ganarnos el cielo lo que tenemos que hacer es comprender que no existe. Incluyamos además otro importante factor de peso que nos condiciona a medida que recorremos el trayecto hacia el final: la inevitable sensación de angustia y vacío que nos atropella a cada paso que damos para completar nuestra “misión”. El esfuerzo que nos exige el conocimiento se convierte rápidamente en dolor. Y más dolor aun nos provocan los pequeños saberes que vamos adquiriendo. Con cada peldaño que subimos nos sentimos más pesados, más incómodos, y nos preguntamos todo el tiempo si vale la pena insistir. Caer es fácil. Subir es una cuestión de voluntad. Una rebelión. Un alzamiento contra la adormidera que nos rodea y domina. Pensemos mientras podamos.

About these ads

9 Respuestas a “* disertaciones de un jabalí: seek & destroy

  1. Reblogged this on GirlOfSummer85's Blog and commented:
    “I hate to break it to you, but there is no big lie, there is no system, the universe is indifferent.” – Dick Whitman.
    Lo comparto por acá, en primer lugar porque me gustó mucho, y en segundo porque me pareció apropiado para ir apagando este finde largo, que igual está por desaparecer.

    • Sí, qué se yo… por ahí podía haber dicho “todo lo que sigue es mentira” y también sería acertado, o no, y ahí está el gran laburo: en adivinar. Salú!

  2. De todas maneras yo sigo preguntando por el gran titiritero que corta las cuerdas para que los hombres bajen o suban según la supersticion de cada uno
    Como dijo Marlow “todo lo que nos ayuda a vivir, nos ayuda a morir”
    Gran reflexión.
    Salut

  3. Yo pienso más bien como el doctor House, “hope is for sissies” (“la esperanza es cosa de maricas” o algo así, y discúlpeme la incorrección política, pero vio cómo es House). Los guionistas deben haberse inspirado en Cioran, que dijo algo así como que “la esperanza es una virtud de esclavos”. En realidad, y entre nosotros, esas frases son el tipo de cosas con que uno se da fuerzas mientras va subiendo.
    Un abrazo.

    • Está muy bien, no reniego de los mantras necesarios para la subida. Pero bueno, tampoco hay que abusar o aferrarse a cualquier cosa, no? Gracias por pasar y leer, Cine Braille! Buena suerte y más que suerte!

  4. Bien, bien, muy bien. Como decía el viejo maestro de Kung Fu Panda “El destino se alcanza a través de todos los atajos que tomamos para evitarlo”.
    Abrazo!

  5. Claro que si, Mx : “Caer es fácil. Subir es una cuestión de voluntad. Una rebelión. Un alzamiento contra la adormidera que nos rodea y domina. Pensemos mientras podamos.” Aunque suene extraño, tu post me alegró el día. Hay una gran esperanza escondida en el texto, si uno sabe buscar.
    Tu forma de transmitir es impecable.
    Abrazo

    • Coincido, siempre hay algo de esperanza oculta en todos lados. Está muy bien que te alegre el día, porque hablamos entonces de un sacudón o un estímulo, y es la idea, sin estímulo somos poco más que vegetales esperando agua salvadora, y creo que no, que debemos ir a buscarlos, o en la medida que cada uno pueda, producir esos estímulos. Gracias por leer!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s